Breve Semblanza de Reynosa

Reynosa y sus contornos

 

I.-Tribus primitivas:

De épocas muy remotas del siglo XVIII tribus nómadas y cazadoras llamadas Chichimecas habitaron estas regiones, particularmente los Comecrudos, Tejones pintos y Carrizos, con sus costumbres y fiestas a la orilla del Río Grande.

II.- Primeros occidentales en estas tierras

Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Dorantes, del Castillo y el estebanillo esclavo negro, primeros occidentales que después del fracaso de la colonización de la florida, como únicos supervivientes pasaron por estos lugares, curando a los indígenas 1527 – 1537.

III.- Don Luis de Carvajal y Cueva y el Nuevo Reino de León

Don Luis de Carvajal y Cueva. Recibe el año de 1579 del rey Felipe II, la orden de conquistar, colonizar y gobernar las tierras que desde el Río Panuco puerto de Tampico, no excedan 200 leguas de latitud y otras 200 de longitud, e intitulen. “El Nuevo Reino de León”

IV.- Exploración

Por orden del virrey Don Antonio de la Cerda el capitán don Alonso de Loen exploró el Río Grande hasta su desembocadura, instalando uno de sus campamentos el 6 de julio de 1686 en el lugar que ocupa actualmente esta ciudad.

V.- Fundacion de la Villa de Reynosa

Conforme los planes de colonización del Nuevo Santander de Don José de Escandón, el 14 de marzo de 1749. El cap. don Carlos cantú y fray Agustín Fragozo. Fundan la villa de nuestra señora de Guadalupe de Reynosa y la misión de San Joaquín del monte, en la rivera sur del Río Grande.

VI.- Traslado de la villa de Reynosa, el año de 1802.

Después de que se tramitó el primer traslado sin llevarse a efecto, nuevamente en 1799 el teniente José Francisco Balli y vecinos solicitan el traslado de la villa a las lomas de San Antonio, pero antes de culminar sus trámites una gran inundación la cubrió del 24 de junio al 4 de julio de 1802. Y el justicia mayor trasladó a los vecinos a su rancho de las lomas de San Antonio, lugar que ocupa esta ciudad, el virrey Marquina recibió la noticia del traslado de la villa y la autorizo en documento fechado en la Ciudad de México el 23 de agosto de 1802.

VII.- La ganadería

El ganado es introducido definitivamente en estas tierras por fray Andrés de Olmos el año de 1530 siendo impulsado por Don Luis de Carvajal en 1568, y florece con la colonización de Don José de Escandón de 1748 a 1770 y desarrollándose hasta nuestros días.

VIII.- Independencia y reforma.

Luchan en Tamaulipas en el movimiento de independencia el coronel Don José Bernardo Gutiérrez de Lara, fray Luis de Herrera e Ignacio Villaseñor y José Ma. Cavazos y Alvino García en esta ciudad. Durante la reforma se triunfa en Sta. Gertrudis y destacan los generales Servando Canales, y Pedro José Méndez.

IX.- Fiestas y bailes

La alegría del pueblo se desborda en sus fiestas donde portando las imprescindibles “cueras” se bailan polkas, chotis, redobas y sones tamaulipecos, y en las más características “la reata” del ranchero envuelve la pareja al ritmo musical del conjunto típico y popular.

X.- La revolución.

Durante la revolución que inicia Don Francisco I. Madero y culminó Don Venustiano Carranza destacan el precursor del agrarismo Prof. y general Alberto Carrera Torres y los generales Lucio Blanco y Luis Caballero al repartir a nombre de la revolución el primer ejido en las borregas el 14 de junio de 1914.

XI.- Reynosa contemporánea.

Reynosa es elevada a ciudad el 1º de enero de 1927 y en 1949 celebra el II centerio de su fundación como villa y su reina la srita. Enedina I. proyectase contemporáneamente los reynosenses: Gral. de división Tiburcio Garza Zamora, senador Manuel Garza Zamora y el gobernador del estado Ing. Marte R. Gómez, en su constante superación y progreso de ciudad fronteriza.

Todos los aspectos de la vida en esta ciudad, han quedado plasmados por el pincel y talento del maestro Desiderio Hernández Xohitiotzin. Nacido en San Bernardino Contla, Tlaxcala en 1922. Quien continuamente ha expuesto tanto en México como en el extranjero.

Cabe mencionar que el escritor Miguel N. Lira dice del maestro Xochitiotzin: imaginativo como goya, acerado y sombrío como orozco y expresivo como posada.